¿Han escuchado hablar de TILT (Toxicant‐Induced Loss of Tolerance)?

TILT en español de traduciría como: pérdida de tolerancia inducida por tóxicos.  Es una enfermedad de dos etapas en dónde se inicia con una exposición mayor o a una serie de exposiciones menores a un xenobiótico (etapa 1).  En la segunda etapa los individuos afectados experimentan síntomas diversos al exponerse a diferentes agentes o ambientes a los que nunca habían tenido reacciones anteriormente.

Esta enfermedad la vemos en personas que han estado expuestas a contaminantes en ambientes interiores por largos periodos de tiempo y eventualmente desarrollan la intolerancia.  Por ejemplo, la exposición pudo haber sido a pesticidas, micotoxinas, endotoxinas, compuestos volátiles, artículos de limpieza, desodorantes ambientales, contaminantes ambientales relacionados con los materiales de construcción, etc.  Durante las evaluaciones que calidad de aire interior que realizamos nos encontramos con casos similares y utilizamos una encuesta denominada QEESI (Miller, 1999) para hacer un diagnóstico inicial y posteriormente se complementa con pruebas médicas.

En estudios complejos de problemas de calidad de aire interior nos hemos encontrado con casos de TILT en algunas personas, mientras los demás ocupantes n presentan ningún tipo de síntomas.  Los casos pueden ser tan severos, que la persona tiene que salir del área de trabajo o la residencia.

La evaluación de la calidad ambiental interior en estos casos es sumamente compleja y requiere de especialistas competentes en la evaluación de la calidad ambiental interior.  Antes de contratar a un especialista en esta área, verifiqué sus credenciales y certificaciones.  Igualmente, algunas veces se requiere el uso de instrumentación y análisis de laboratorios muy costosos, por lo que le puede parecer caro al cliente.  A la larga, o evacúa el edificio, o realiza el estudio.  He participado en casos dónde el dueño del edificio se gastó miles de dólares en limpiezas e instalación de todo tipo de “filtros” sin lograr nada.  Al final lo barato sale caro…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *